El rastrillo de la buena suerte: Kumade

 In Noticias

Como ya os hemos contado en anteriores post, los japoneses tienen amuletos de la buena suerte para casi todo, ya que las supersticiones están muy arraigadas a la historia y cultura de Japón. Anteriormente os hablamos de diferentes amuletos de la buena suerte, como el Fukusuke, el muñeco de la buena suerte en los negocios, entre otros. En el post de hoy os hablamos del Kumade, conocido también como el rastrillo de la buena suerte.

Fuente: www.japonismo.com

Kumade significa zarpa de oso. Es un rastrillo hecho de bambú con el que los japoneses barren las hojas del suelo de sus terrrenos. Pero a parte de este uso, el kumade también es un amuleto de la buena suerte, que trae a su dueño estabilidad, prosperidad y buena suerte.

Empezaron a venderse durante el periodo Edo en los días de festival de los templos, sobretodo en los que el dios estaba relacionado con los negocios, ya que muchos japoneses lo colocaban en sus negocios para llamar de esta manera el dinero o los clientes, o lo utilizaban como protección de diferentes males.

Este amuleto de la buena suerte tiene como función recoger del ambiente el amor, la prosperidad, el dinero, la felicidad… y por eso comenzaron a decorarse con monedas de oro, imágenes de los Siete Dioses de la Fortuna, etc.. De este modo, el rastrillo pasó de ser un simple artículo de limpieza a ser un amuleto de la buena suerte.

Entre las diferentes decoraciones, nos encontramos más a menudo la máscara de Otafuku, la diosa del júbilo. Dicen que su presencia ayuda a recoger con el rastrillo la felicidad y la prosperidad. Como amuleto para los negocios, es muy común encontrarse el rastrillo con monedas de oro, lingotes de oro y barcos del tesoro. Como signos de longevidad están las grullas y las tortugas son signos de buena suerte y longevidad. Pero a parte de estas decoraciones, podemos encontrar muchísimas más, porque cuantos más símbolos y amuletos, más buena suerte lleva, pero también más caro será el kumade.

Si viajas a Japón en el mes de noviembre, el lugar ideal para comprar un kumade es en los diferentes festivales Tori no Ichi  (酉の市). El mayor de estos festivales es el que se celebra en el santuario Otori de Asakusa, con más de 200 puestos diferentes con todo tipo de diseños de kumade.

Un rastrillo kumade pequeño suele costar unos 1.000 yenes (7,60€ al cambio actual), y los de mayor tamaño pueden alcanzar los 10.000 yenes (76€ al cambio actual).

Cuando compras un kumade, por tradición, el vendedor y el comprador se dan dos palmas y recitan una pequeña oración para terminar de conseguir salud, fortuna y prosperidad en el nuevo año.

Y, también por tradición, para ir aumentando la buena fortuna, cada año hay que comprar un rastrillo de la fortuna de mayor tamaño. Así que cuidado al comprar el primero (^^,)v

Recent Posts

Leave a Comment

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestros términos del servicio, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies