FUKUSUKE

 In Noticias

El FUKUSUKE es un amuleto japonés o engimono tradicional. Es un muñeco de la fortuna, especialmente de la buena suerte en los negocios. Se ven generalmente en la entrada de los comercios, oficinas y otros establecimientos en Japón. En algunas ocasiones puede aparecer con su mujer ofuku (お福) o con su hija fukumusume (福娘), aunque con esta última, es menos habitual. También podemos encontrar al llamado ojigi fukusuke (おじぎ 福助), es el muñeco Fukusuke haciendo una reverencia de cortesía para dar una respetuosa bienvenida a los clientes.

Es un muñeco con cara de niño vestido como un samurái, de manera ceremonial llamado kamishimo y de patrón komon. Tiene la cabeza rapada muy grande y con unas orejas enormes llamadas fukumimi, las cuales son el símbolo de la riqueza y las que dan la buena suerte.

 

El origen de este muñeco no está muy claro:

Algunos dicen que viene del empleado de una hostería, Bando Fukusuke, un hombre que salía todos los días a la puerta del negocio vestido de kamishimo y un abanico en la mano, invitando amablemente a los paseantes a que entren al local. Con su perseverancia, el negocio prosperó y el dueño se lo agradeció muchísimo. Un artesano de figuras escuchó esta historia e hizo figuras de arcilla Fushimi en Kyoto de Fukusuke, promocionándolas como amuletos de prosperidad en los negocios.

Hay leyendas que cuentan que se diseñó a imagen y semejanza de un granjero llamado Sataro, un hombre que apenas medía 60 cm de altura del que todo el pueblo se burlaba. Al encontrarse con esa situación, viajó del lugar en el que vivía a Edo (actualmente Tokyo), por el camino de Tokaido a comienzos del siglo XIX. Durante el trayecto, se unió a un artista callejero, convirtiéndose en una atracción más y se bautizó Fukusuke. Tal fue el éxito en Kamakura y en Edo, que se empezó a pensar que su show traía mucha suerte. Por eso, un samurái hatamoto lo compró por poco más de medio kilo de oro y dicen que prosperó como nunca. Finalmente Sataro se casó con la sirvienta del samurái y se dedicaron a producir figuras de arcilla al estilo Fukakusa de su propia imagen.

Y también existe otra leyenda que dice que el muñeco es la representación de un dueño de una casa de venta de telas de kimono en Kyoto, al que se le describe como una persona bajita, de cabeza prominente y muy generoso con los pobres. Por eso, la gente deseando ser como él, hicieron figuras con su imagen para rezarle todos los días.

Lo que si que está claro, es que el muñeco FUKUSUKE es un buen aliado para la prosperidad y el éxito del negocio.

La forma original fue adoptada a mediados de la era Edo y comenzó a ser muy popular al hacerla como figura de arcilla con la técnica tradicional de Fushimi (de Kyoto). Estas figuras de arcilla pintadas a mano, se empezaron a vender a las puertas del santuario Fushimi Inari, de ahí el nombre de Fushimi ningyou o Inari ningyou.

Al popularizarse la religión en los periodos Edo y Meiji, este muñeco de la fortuna se empezó a considerar como la “Deidad del Cliente” y, como muestra de respeto, se le empezó a colocar un cojín zabuton para que estuviera más cómodo.

El muñeco Fukusuke no es tan popular en otros países como lo es el Maneki Neko que tiene una función similar y lo vemos más en varios negocios.

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestros términos del servicio, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies