JUNIO EN JAPÓN, TEMPORADA DE LLUVIAS

 In Noticias

El mes de junio recibía el nombre de minazuki en el antiguo calendario japonés. Algunos dicen que minazuki es el “mes del agua” porque la estación de lluvias comienza este mes. Y otros, que es el “mes en el que no hay agua” ya que según el antiguo calendario japonés, este mes comenzaba tras acabar la estación de las lluvias.

El mes de junio también recibe otros nombres como “el verano tardío” (kika o banka), o el “mes de las alas de las cigarras” (seminohazuki).

A mediados de mayo en la prefectura de Okinawa (sur de Japón), comienza la temporada de lluvias o tsuyu. A principios de junio, se va trasladando hacia el sudeste del país, excepto en la isla de Hokkaido, al ser la más septentrional del archipiélago japonés, en la que no se produce este fenómeno porque el frente se debilita a medida que asciende hacia el norte.

El tsuyu dura más o menos un mes y es el resultado del frente conocido como baiu zensen, producido por el choque de las corrientes de aire frío procedentes del Mar de Ojotsk con las húmedas y cálidas masas de aire que llegan del Pacífico Sur.

Estas lluvias, que son fundamentales para el cultivo del arroz y el restablecimiento de las reservas de agua, pueden causar también inundaciones y deslizamientos de tierra a causa de los fuertes aguaceros que ocurren al final de esta estación.

Durante la época del tsuyu, las fuertes lluvias junto al incremento de las temperaturas, elevan la humedad, favoreciendo la aparición de moho en la ropa, en la comida e incluso en las paredes de las casas. Por eso, durante la época de lluvias empiezan a comercializar muchos productos especializados, como por ejemplo, para eliminar el olor a moho, ya que la mayoría de los japoneses se ven obligados a tener la ropa en el interior de sus casas.

En esta época también se celebra la temporada de las hortensias y las luciérnagas en muchos lugares de Japón, pero el más famoso podría decirse que es Kamakura.

Se pueden ver en muchos carteles y medios de comunicación imágenes de hortensias mojadas por la lluvia.

También se disfruta mucho del atardecer, gracias a la magia de las luciérnagas, todo un símbolo de la llegada del verano para los japoneses. Su luminiscencia mágica se ve por el cielo nocturno de las afueras de la ciudad, dado que junio es la temporada de apareamiento de las luciérnagas. Este fenómeno es conocido como hotaru gassen (batalla de las luciérnagas).

En otro post anterior ya os hablamos de los muñecos Teru Teru Bozu, un amuleto que se supone que aleja las lluvias y que durante el mes de junio comienzan a verse colgados en las casas.

A pesar de las lluvias en el mes de junio, ya sabéis que Japón sigue teniendo su encanto, ¿verdad?

(^^,)v

Recommended Posts

Leave a Comment

0

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestros términos del servicio, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies